Emocional pain.


Tú lo sabías mejor incluso que yo, pero eras despiadado, tenías que serlo porque ninguna persona realmente enamorada sería capaz de clavar las uñas en el pecho de otra persona, romperle la piel, sentir la sangre mientras partías las costillas que estorbaban y arrancarle el corazón. Tú sonrisa despiadada cuando te relamías (porque lo repetiré las veces que haga falta, despiadado), la sangre cayendo de tu mano, manando de mi corazón. Habría jurado que tenías algún tipo de problema con infringir dolor, con la sensación de poder, de que eras algún tipo de ser superior al igual que tu has mencionado más de una vez mi gran problema por ser tan gráfica cuando decido expresar mi dolor emocional.
Pero yo no lo hago, te considero completamente humano, despiadado pero humano, como yo, como mi dolor. Y si alguna vez vuelves, que sea con guantes y lejía, porque mi sangre sigue en la alfombra, emocional o no, la culpa es tuya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Otro sueño efímero?
Un placer leerlo.