Exhibicionista de sentimientos.

Digamos que divagando me encontré un mensaje.
Mira que hay tipos de ellos.
Miles.
Y este termina con la palabra "Destino"
Hoy el destino me ha echo temer, que jamás volvería a toparme con él.
Pero gracias al cielo, no es así.
No me he topado con él todavía y cada vez que veo su nombre en la agenda,
mis dedos teclean un mensaje, que termina borrado.
Muchas veces he pensado en olvidarle.
Pensar en olvidarle ¿Que manera de hacerlo es esa?
Esta es la única forma de desahogarme conmigo misma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Otro sueño efímero?
Un placer leerlo.